Tutoriales

Cómo limpiar tus gadgets electrónicos favoritos

¡Gérmenes, están en todas partes! Si bien la mayoría son inofensivos o incluso los hay beneficiosos, existen bacterias y virus que es mejor evitar.

El problema es que nuestros dispositivos, especialmente los táctiles, son un caldo de cultivo perfecto para todo tipo de criaturas desagradables. ¡No temas! ¡Vamos a ver cómo desinfectar y limpiar tus dispositivos electrónicos favoritos, sin destruirlos!

¡Advertencia! ¡Leé esto primero!

Siempre debes consultar el manual de tu dispositivo cuando se trata de limpiar productos electrónicos. Los diferentes dispositivos tienen diferentes tolerancias para líquidos y disolventes. Si dañas tu dispositivo mientras lo limpias, no estará cubierto por la garantía si contraviene las advertencias del manual.

Los disolventes y el alcohol isopropílico son especialmente riesgosos en pantallas de vidrio que tienen recubrimientos especiales o en superficies con recubrimientos que se disolverán cuando entren en contacto con estas sustancias.

Un paño de microfibra húmedo y sin pelusa y tal vez un jabón doméstico normal (para problemas bacterianos y virales) generalmente son seguros en las partes no eléctricas de cualquier dispositivo. Verter líquido en los huecos y las entrañas de un dispositivo electrónico es, por supuesto, una mala idea.

Cómo limpiar Airpods y otros auriculares inalámbricos

Como puedes imaginar, los dispositivos que tienes que meterte literalmente en los oídos pueden volverse bastante asquerosos. Sin mencionar el hecho de que los auriculares sucios pueden introducir gérmenes en los oídos de otras fuentes, como las yemas de los dedos. ¡Debería ser evidente que nunca debes compartir los auriculares sin desinfectarlos a fondo!

¿Qué necesitas para limpiar tus Airpods u otros auriculares inalámbricos? Aquí tienes una lista:

  • Bastoncillos para las orejas.
  • Un paño de microfibra suave u otro paño que no suelte pelusa.
  • Toallitas con alcohol isopropílico al 70% (opcional).
  • Agua limpia y fresca.

En general, limpiar tus auriculares inalámbricos con un paño ligeramente húmedo es suficiente para limpiar la mugre y otra suciedad. Sin embargo, una toallita con alcohol isopropílico al 70% o un bastoncillo de algodón sumergido matará bacterias y virus en las superficies exteriores del auricular. Solo ten cuidado de no dejar que el alcohol entre en la malla del altavoz.

Algunas personas tienen éxito con masilla adhesiva reutilizable. Usando un pequeño trozo de la sustancia, se pueden recoger pequeños pedazos de suciedad de la malla del altavoz sin ningún daño.

Si tus auriculares usan puntas de silicona extraíbles, se pueden lavar con agua tibia y jabón. No hagas esto con los que son de espuma u otros modelos porosos. Consulta las pautas del fabricante o simplemente reemplaza los auriculares por completo.

Cómo limpiar un Airpod o un estuche para auriculares inalámbricos

Si bien los auriculares inalámbricos son lo suficientemente fáciles de limpiar, la mayoría de los auriculares inalámbricos vienen con algún tipo de estuche de carga. Los auriculares se ajustan perfectamente en las ranuras moldeadas, generalmente con un imán para mantenerlo en su lugar. Eso es genial desde una perspectiva de usabilidad. Sin embargo, esto también significa que hay muchos rincones y grietas para que entre en la suciedad.

Limpiar el exterior de estos estuches debería ser simplemente cuestión de limpiarlo con un paño de microfibra. No uses disolventes. Si estás específicamente preocupado por las bacterias, entonces el agua ligeramente jabonosa debería estar bien, ¡pero ten mucho cuidado de no introducir líquido en las aberturas de la carcasa y, especialmente, no en el puerto de carga! En otras palabras, humedecer un paño con un poco de agua jabonosa y limpia el exterior de la caja.

Para el interior, tus mejores amigos son un palillo de madera o plástico blando y un bastoncillo de algodón. El palillo de dientes se puede usar para limpiar la suciedad de los pliegues y grietas en el molde, mientras que el bastoncillo de algodón se puede usar para eliminar la suciedad. Al igual que con el exterior, puedes sumergir el bastoncillo de algodón en un poco de agua jabonosa, pero exprime antes el exceso de líquido. Lo quieres húmedo, no mojado. Evita cualquier contacto con los conectores de carga del interior de la carcasa.

Cómo limpiar los puertos de carga

La carga inalámbrica es bastante buena en estos días. Algunos teléfonos insignia casi pueden igualar su velocidad de carga tanto por cable como con la carga inalámbrica y algún día veremos seguramente que todos los teléfonos solo podrán cargarse de forma inalámbrica. Por ahora, sin embargo, la gran mayoría de los usuarios de teléfonos tenemos que conectar un cable al puerto de carga de nuestro teléfono.

Esto significa que también estás arrastrando suciedad dentro del puerto de carga, lo que puede causar problemas con el tiempo. Hemos encontrado que en los modelos con USB-C los puertos son un problema particular. A medida que se acumulan pelusas y otra mugre en el puerto, puede hacer que sea imposible poner el enchufe lo suficientemente profundo.

Para todos los tipos de puertos, un poco de aire comprimido suele ser suficiente para desalojar cualquier arenilla, pero gracias al diseño USB-C, hemos visto que el uso de un palillo de madera o plástico para trabajar suavemente en el interior de un puerto USB-C es la mejor manera para extraer esa pelusa fácilmente.

Cómo limpiar su teléfono inteligente o tableta

Los teléfonos inteligentes y las tabletas se cubren de gérmenes y suciedad al ser tocados, sostenidos y puestos sobre varias superficies en el transcurso del día. Estos gérmenes se pueden transferir a nosotros mismo cuando nos tocamos la cara o cuando colocamos el teléfono cerca de la oreja. La buena noticia es que limpiar estos dispositivos electrónicos es bastante fácil. Primero, esto es lo que necesitaremos:

  • Jabón doméstico normal.
  • Un paño humedecido sin pelusa.
  • Un paño de microfibra seco.

Muchos teléfonos modernos están clasificados como impermeables, pero no debemos sumergirlos ni mojarlos excesivamente sin ningún motivo. Especialmente si el teléfono es un poco viejo o se ha caído varias veces, lo que puede haber comprometido su impermeabilidad.

Tomaremos un paño sin pelusa humedecido con agua jabonosa y limpiaremos el dispositivo. Luego usaremos un paño humedecido con agua limpia para eliminar cualquier residuo de jabón. Finalmente lo secamos con un paño limpio, seco y sin pelusa.

Cómo limpiar teclados

Ya sea que se trate de un teclado de ordenador, teclado de ordenador portátil o teclado inalámbrico, limpiarlos es más o menos el mismo proceso. Apaga o desconecta el teclado y luego limpia cada tecla con un paño humedecido sin pelusa. Luego usa un bote de aire comprimido para soplar cualquier residuo o polvo que quede atrapado debajo y entre las teclas.

Una pizarra limpia

Si bien no podemos cubrir instrucciones específicas para limpiar cada tipo de dispositivo electrónico, hay algunas buenas reglas generales que siempre debemos tener en cuenta:

  • Húmedo, ¡no mojado!
  • El agua jabonosa normal es suficiente para retirar los gérmenes.
  • Evitar productos abrasivos, disolventes y telas que puedan causar rasguños.
  • El 70% de alcohol isopropílico es un limpiador electrónico popular, pero primero verificaremos la advertencia del fabricante.
  • Ten mucho cuidado con cualquier revestimiento de pantalla. Pueden dañarse fácilmente si les aplicas la sustancia incorrecta.
  • ¡Palillos de madera o plástico y bastoncillos de algodón son tus amigos!

Si tienes en cuenta estos conceptos básicos, ¡disfrutarás de dispositivos brillantes y libres de gérmenes en muy poco tiempo!

0 0 vote
Article Rating

Mostrar más
Subscribe
Notify of

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies